Sant Jaume de Frontanyà

Guía de municipios

En Sant Jaume de Frontanyà se puede sentir el latido del bosque. Los pinos y los pastos se mezclan en un intercambio natural que convierte el turismo rural en una auténtica experiencia para vivir a flor de piel, donde la berrea del ciervo, en otoño, se convierte en un espectáculo inolvidable. En su núcleo histórico, el monasterio de Sant Jaume, del que solo queda la iglesia, ofrece un primer contacto con un entorno integrado a la perfección con la acción del hombre.



Imprescindibles

- Pasear por los alrededores de Sant Jaume de Frontanyà Vell y ver su iglesia.
- Visitar el santuario de los Oms y la iglesia de Sant Esteve de Montner.
- Probar las delicias de la cocina tradicional catalana que la restauración del pueblo ofrece.
- Ver y beber las aguas frías y bellas de las fuentes del municipio.


Sugerencias

  • Comarca: Berguedà
  • Provincia: Barcelona
  • Localidad: Sant Jaume de Frontanyà
  • Extensión: 21
  • Habitantes: 28

Situación geográfica

Sant Jaume de Frontanyà es uno de los municipios menos poblados de Catalunya. Está situado al norte de Barcelona, en las laderas meridionales de los Pirineos, al sur de la cuenca alta del río Llobregat y en el extremo oriental del Parc Natural del Cadí-Moixeró. El núcleo está a 1.080 metros de altitud, al amparo del Pla del Cingle.

Clima

Clima submediterráneo con fuerte influencia continental y de montaña, con temperaturas medias de 12 ºC, lluvias abundantes en verano y alguna nevada en invierno, época con heladas habituales.

Actividades económicas

Economía basada en pequeñas explotaciones agrícolas de secano (avena y maíz), pastos y ganadería (ganado bovino y equino). La actividad forestal es significativa, pero el principal elemento económico es el turismo rural.

Historia

A pesar de que el topónimo de Frontanyà proviene probablemente de un nombre romano, la primera referencia histórica del lugar data de 904. Se trata del documento de consagración de la iglesia de Sant Jaume, que posteriormente (siglo XII) se convertiría en canónica agustiniana, a la que rendían tributo varias iglesias vecinas.

A partir del siglo XIV, tanto el monasterio como la población que creció a su alrededor vivieron una etapa de crisis. Las epidemias, el bandidaje y la extinción de los priores residenciales de Frontanyà fueron las causas principales. En 1592, todos los monasterios agustinianos de Catalunya fueron extinguidos por el papa Climent VIII, y el de Sant Jaume de Frontanyà pasó a manos del obispado de Solsona.

Después de una recuperación demográfica durante el siglo XVII, en el siglo XVIII se vuelve a registrar un importante descenso, asociado a la emigración de la montaña a la llanura y del campo a la ciudad.

Detrás de un siglo XIX bastante tranquilo y marcado por las influencias de los conflictos bélicos, la postguerra del siglo XX intensificó el proceso migratorio y dejó Sant Jaume de Frontanyà como uno de los municipios más deshabitados de Catalunya.

Qué ver

Rodeada de bosques, la población se encuentra en un claro presidido por el perfil inconfundible de la iglesia de Sant Jaume de Frontanyà. El edificio románico, del siglo XI, fue declarado Monumento Histórico-Artístico en 1931 y está rodeado de un espléndido paisaje natural.

El pequeño núcleo urbano consta de cerca de veinte casas distribuidas por dos calles que van a parar a la plaza, donde se encuentran la iglesia y el Ayuntamiento. El empedrado de casas y calles complacerá a los amantes de la autenticidad. El municipio también comprende un conjunto de masías retiradas llamadas las Llobreres.

Otras muestras de arquitectura religiosa son el santuario de los Oms, de 1785, y la iglesia prerrománica de Sant Esteve de Montner, en Tubau, con toscos relieves bajo una de las ventanas.

Qué hacer

Las notables elevaciones forman valles y puertos estrechos que permiten el paso de los caminos gracias a los que es posible la comunicación y las rutas. El excursionismo es, por lo tanto, la principal actividad turística, aunque la recolección de setas, la caza y la pesca también son muy populares.

Si bien se pueden realizar distintas excursiones, la que rodea la montaña situada al lado del pueblo es muy interesante y sin grandes dificultades si se está un poco en forma (no llega a las cuatro horas de recorrido). Como que el camino siempre pasa por el bosque, las oportunidades de ver u oír algún animal son considerables, en medio de una belleza de matices de verdes que deslumbra. Justo en la cima de la montaña se encuentra un mirador desde el que se ve el pueblo y todas las montañas que lo rodean.

También es muy recomendable hacer una ruta por el arroyo que pasa cerca del pueblo. Poco después de tomar el camino hacia Sant Jaume, se encuentra un desvío a mano izquierda por una pista sin asfaltar que lleva hasta el Mercadol, con una zona habilitada para acampar justo al lado. Aquí mismo empieza una carretera estrecha pero asfaltada, una antigua pista forestal, que lleva directamente hasta el pueblo.

Dicen que el ruido del agua cuando pasa relaja los sentidos y que el efecto de la ionización que produce el borboteo ayuda a recargar de energía positiva. Lo que es seguro es que pasear por las numerosas fuentes del municipio hará disfrutar al visitante de unos momentos especiales. La fuente del Bisbe, bajo una cascada impresionante y rodeada de pinos y robles, es un buen ejemplo de ello.

Por último, no se puede dejar de hacer una visita gastronómica a la restauración del pueblo, de calidad inmejorable y precios asequibles.

Alrededores

- La Pobla de Lillet.
- Sant Llorenç prop Bagà.
¿QUE TENEMOS CERCA?
Sant Jaume de Frontanyà
  • Sant Jaume de Frontanyà

  • Pirineus

  • Sant Jaume de Frontanyà
  • Sant Jaume de Frontanyà

  • Pirineus

También te puede interesar
Grand Tour de Catalunya
Grand Tour de Catalunya
#CatalunyaExperience nº3
Revista #CatalunyaExperience nº3
desktop_mac tablet_mac picture_as_pdf