Caldes de Montbui

Guía de municipios

La tradición balnearia de Caldes de Montbui ha centrado su existencia desde la época romana. Fundada sobre sus manantiales de agua caliente, Caldes de Montbui se ha convertido a lo largo de la historia en destino no solo de los que acudían por sus curas, sino también de los que buscaban en la población recreo y descanso. Bajo la denominación de Thermalia, el visitante encontrará los rasgos históricos de la población, desde las termas romanas hasta la actualidad, pasando por el románico y el gótico, con claros exponentes arquitectónicos.



Imprescindibles

- Visitar los museos Thermalia y el Museo Delger.
- Recorrer las termas romanas.
- Ir a ver la fuente del Lleó y los lavaderos públicos.
- Disfrutar de los tratamientos que se ofrecen en alguno de los balnearios.

Sugerencias

  • Comarca: Vallès Oriental
  • Provincia: Barcelona
  • Localidad: Caldes de Montbui, Lledoners, els, Saulons, els, Can Valls
  • Extensión: 38
  • Habitantes: 17271
  • Web: http://www.caldesdemontbui.cat/

Situación geográfica

Caldes de Montbui es un municipio del Vallès Oriental, situado en el límite con el Vallès Occidental. Se extiende entre un llano y los pies del Farell (805 metros), muy cerca del Parque Natural de Sant Llorenç del Munt i Serra de l’Obac. El macizo del Montseny está al este del municipio. El territorio sufre una serie de fracturas y plegamientos que provocan la aparición de aguas termales, con una temperatura de 74 ºC.

Clima

El clima del Vallès Oriental es mediterráneo litoral, con temperaturas suaves; el invierno está condicionado por la proximidad de las sierras prelitorales. El relieve influye de manera importante en el clima: es un llano rodeado de montañas, cosa que favorece la inversión térmica. La comarca presenta unas precipitaciones anuales con destacadas variaciones de un año al otro, y está afectada por las rigurosas sequías veraniegas propias de la zona mediterránea.

Actividades económicas

Por su microclima y aguas medicinales, Caldes de Montbui se ha convertido en residencia secundaria del área metropolitana de Barcelona. La población fue creada sobre las distintas fuentes de aguas termales (aguas de Caldes de Montbui, cloruradas, sódicas, bicarbonatadas y radioactivas, que manan hasta a 70,9 °C).

Los cultivos de secano han dado paso a urbanizaciones y suelos industriales: metalurgia, madera, textil e industria alimentaria, que elabora los tradicionales carquinyolis.

Historia

Los primeros pobladores del territorio se remontan al neolítico (4500-2200 a.C.). Los íberos también instalaron varios poblados, como el de la Torre Roja, que presenta unas dimensiones importantes y está datado entre los siglos V y I a. C.

En época romana el lugar ya era una estación termal (siglos I a. C.–I d. C.), que evolucionó en varias villas a partir del siglo II de nuestra era. La elaboración y exportación del vino era la principal actividad económica de aquellos pobladores.

La primera documentación sobre Caldes corresponde al siglo X, mientras que en el XI ya se configura una población de cierta importancia, rodeada por una muralla desde principios del siglo XII, como mínimo.

El siglo XIII es el de la expansión definitiva del municipio, que se estructura con las calles principales del núcleo medieval, que todavía perviven, y el puente. En el siglo siguiente se reconstruye y amplia la muralla, y la localidad se convierte en la capital de la veguería del Vallés.

La Guerra de los Segadores y la de Sucesión afectan profundamente al pueblo, saqueado por las tropas de Felipe V. La Guerra del Francés y las guerras carlistas también llegan a la población, que empieza a preparar su reconversión nuevamente en municipio termal.

En la primera mitad del siglo XIX disponía de siete balnearios, a los que se sumaron dos hospitales hacia finales de la centuria. Actualmente quedan tres, todos de ambientación modernista y con nuevas instalaciones: el Vila de Caldes, el Broquetas y las Termes Victòria

Qué ver

Caldes de Montbui fue una población muy romanizada, como demuestra la existencia de las termas, declaradas Bien Cultural de Interés Nacional.

La fuente del Lleó ha llegado a ser un símbolo del pueblo. Se trata de un surtidor de agua termal construido en 1581 y renovado en 1822. Manuel Raspall lo restauró en 1927 y le dio el actual aire novecentista. El agua que brota va a parar a los lavaderos públicos, construidos en el siglo XIX, que todavía se usan.

Otro de los monumentos declarados Bien Cultural de Interés Nacional es la torre de la Presó, del siglo XV, una torre de defensa del antiguo recinto amurallado del pueblo que en el siglo XIX fue rehabilitada como cárcel. Los restos de la muralla medieval todavía se pueden contemplar desde el puente románico, datado de 1226.

En cuanto al patrimonio eclesiástico, hay que destacar la iglesia parroquial de Santa Maria (siglos XVI-XVII) y la ermita del Remei (siglo XVI). La primera tiene una bella portalada barroca de 1701 obra del escultor natural de Caldes, Pau Sorell, y conserva una talla románica del Cristo Majestad de principios del siglo XIII y pinturas al fresco de Antoni Vila Arrufat.

El término municipal aloja también dos museos: el Thermalia y el Museo Delger.

Y quien opte por acercarse hasta el valle de Sant Sebastià de Montmajor, en la vertiente norte del Farell y rodeada por montañas, podrá disfrutar de un bello paraje natural y visitar la iglesia románica del siglo XI, donde se conservan pinturas al fresco de Antoni Vila Arrufat.

Qué hacer

Los amantes del senderismo pueden disfrutar de varias rutas a pie por los entornos naturales del pueblo, como la del Remei (también en bicicleta de montaña), la del cerro Gros, la de las Fonts o la de la torre Nova. Además, la Oficina de Turisme ofrece el circuito de las aguas termales, una visita guiada por las termas romanas, la fuente del Lleó, los lavaderos públicos y Thermalia.

Cada tercer domingo de mes se puede asistir a la Feria de Almonedistas.

Uno de los actos que tiene más eco es el Escaldarium, donde la música se combina con los “diablos” y el baile bajo la lluvia de fuego y agua. Además, varios restaurantes organizan en marzo el certamen gastronòmico Fem Bullir l'Olla (Hagamos hervir la olla) y, en junio y julio, las Jornadas Gastronómicas de las Cerezas.

La población también acoge el Golf de Caldes.

Alrededores

- El bosque de Can Brustenga, en Santa Eulàlia de Ronçana.

- La ermita románica de Santa Justa, en Lliçà d’Amunt.

- El Cim d’Àligues, en Sant Feliu de Codines.

- El castillo de Plegamans.

- La casa Ramoneda, en Sentmenat.

- El espacio natural y el monasterio de Sant Miquel del Fai.

¿QUE TENEMOS CERCA?
Caldes de Montbui
  • Caldes de Montbui

  • Caldes de Montbui
  • Caldes de Montbui

También te puede interesar
#CatalunyaExperience nº3
Revista #CatalunyaExperience nº3
desktop_mac tablet_mac picture_as_pdf
Revista #CatalunyaExperience Nª2
Revista #CatalunyaExperience Nº2
desktop_mac tablet_mac picture_as_pdf
#CatalunyaExperience nº1
Revista #CatalunyaExperience nº1
desktop_mac tablet_mac picture_as_pdf