Cocineros del colectivo Osona Cuina elaborando butifarras y lomo de cerdo a la brasa (Marc Castellet)Cocineros del colectivo Osona Cuina elaborando butifarras y lomo de cerdo a la brasa (Marc Castellet)

Osona

Guía de comarcas

Marca Turística
Paisatges Barcelona
Provincia
Barcelona
Oficinas de turismo
Consell Comarcal


En dos palabras

Osona es una de las comarcas más extensas de Cataluña. Está situada en la Depresión Central Catalana y se vertebra en torno a la Plana de Vic, donde se encuentra Vic, la capital. Los extremos, sin embargo, tanto en el norte como en el sur, al este y al oeste, son de relieve marcadamente montañoso.

Tierra de grandes escritores, como Jacint Verdaguer o Miquel Martí i Pol, Osona es una comarca con grandes contrastes paisajísticos. Las altas montañas de las sierras que la rodean forman verdes y frondosos valles con arroyos que, a pesar de no tener la fuerza de los ríos de alta montaña, son bastante bravos para formar a su paso retorcidas gargantas y elevados saltos de agua. No es de extrañar que los habitantes de estas tierras crean en la presencia de hadas y brujas, ya que sus fantásticos parajes invitan a dejar correr la imaginación.

Imprescindibles

· Recorrer el centro histórico de Vic.

· Pasear por las antigues calles de Rupit.

· Admirar el paisaje desde Tavertet.

·  Visitar el monasterio de Sant Pere de Casserres, en las Masies de Roda, rodeado por las aguas del embalse de Sau.

·  Ver el vertiginoso Gorg Negre.

· Subir a los riscos de Bertí desde Sant Martí Centelles, un conjunto de riscos impresionantes con miradores naturales como el de Grony o la Trona, desde los que hay formidables vistas del valle del Congost o del Montseny.

Sugerencias

· Visitar la Casa Museu Verdaguer en Folgueroles.

· Recorrer la ruta literaria de Miquel Martí i Pol, en Roda de Ter.

· Visitar el Museu Industrial del Ter para conocer el proceso de industrialización que se originó alrededor del río.

· Degustar la gastronomía de la comarca. Sin duda el producto más importante es el cerdo y todos sus derivados. Las longanizas, fuets, morcillas, bulls y pilongas que se elaboran son espectaculares y la longaniza de Vic ha obtenido incluso el distintivo de Denominación de Origen Protegida. Otro producto destacado de la zona son las setas, especialmente la trufa negra, que crece bajo tierra y tiene un aroma muy apreciado en los fogones de los cocineros más importantes. Entre los platos tradicionales hay que destacar los guisos con judías de Collsacabra o patatas del bufet, la escudella, la olla mezclada, los estofados de caza, el conejo al ron, el pato con peras o la simple y deliciosa sopa de tomillo.

Qué ver

La comarca cuenta con un centenar de edificios de estilo románico, entre los que destacan los del periodo lombardo, como los campanarios de Vic y Taradell, el monasterio de Sant Pere de Casserres, el Brull, Tavèrnoles, Savasona, Sant Vicenç de Torelló, Mall y Villaleons.

En Vic se puede admirar la enorme plaza porticada, el centro histórico, las murallas, el templo romano, la catedral, con decoraciones de Sert, y el Museu Episcopal de Vic.

En el magnífico monasterio de Santa Maria de Lluçà, del siglo XII, se pueden admirar los trabajados capiteles del claustro y las pinturas murales.

De la época medieval son también los restos del castillo de Sant Martí de Centelles. Suspendidas en lo alto de una de las escarpadas paredes de los riscos de Bertí se encuentran las ruinas de lo que debía de ser en su momento uno de los castillos más imponentes de la comarca. Se conservan restos de las murallas y de una capilla románica. Se pueden distinguir dos edificaciones: una en lo alto, más antigua y fechada en el siglo XII, y otra más abajo, que se construyó entre los siglos XIII y XVI. En Centelles se conserva la imagen de la virgen del Castillo. El castillo de Montesquiu reconvertido en centro cultural y de convenciones, está rodeado por un frondoso bosque de robles.

Tavertet es un pequeño pueblo formado por casas de piedra que en muchos casos datan de los siglos XVII y XVIII y que está considerado Bien de Interés Cultural. En el centro del pueblo se encuentra la iglesia románica de Sant Cristòfol, construida en el siglo XI. Pero el encanto de Tavertet va más allá del núcleo de población, ya que el pueblo está elevado sobre un enorme precipicio desde el que se tienen unas preciosas vistas del Montseny, del Matagalls y del pantano de Sau.

Otro bonito pueblo medieval de la comarca es Rupit, perfectamente integrado en el paisaje y con casas de piedra de los siglos XVI y XVII. Entre las muchas edificaciones que hay diseminadas por la comarca, reflejo de la tradicional arquitectura de interior, sobresale la del Cavaller, en Vidrà.

Cerca de Sant Vicenç de Torelló se encuentra la Colonia de Borganyà, una de las más impresionantes colonias en las orillas del río Ter, erigida en 1895 por la empresa Coats. Su arquitectura recuerda el urbanismo del norte de Europa, ya que está formada por pequeñas viviendas unifamiliares con patio delantero y trasero. La ordenación de viviendas, edificios públicos y jardines refleja una marcada jerarquía social.

Entre los monumentos naturales cabe destacar el Roure de la Senyora, un árbol de grandes proporciones, protegido y catalogado por la Generalitat de Cataluña, que se encuentra junto a la masía del Vilar, en Sant Boi de Lluçanès. Este roble centenario tiene quince metros de altura y su copa treinta metros de diámetro. Dicen los lugareños que, si te sientas a su lado, te transmite paz y sabiduría.

Qué hacer

Además de su considerable patrimonio arquitectónico y cultural, Osona goza de una riqueza paisajística enorme que invita a recorrerla. Entre los lugares más emblemáticos de su paisaje destaca el pantano de Sau, en Vilanova de Sau. Fue inaugurado en 1962 y desde entonces es un reclamo turístico muy importante de la comarca. Bajo sus aguas se esconde el antiguo pueblo de Sant Romà de Sau. El campanario de la vieja iglesia románica apunta sobre las aguas y sirve como referencia para saber el nivel de caudal del pantano. Está rodeado de bosques y altas paredes escarpadas y se puede practicar la pesca, el piragüismo y otras actividades acuáticas.

Otro punto al que acudir son los saltos de les Gorgues, en Santa Maria de Corcó-L'Esquirol. En las gargantas de la Foradada confluyen el torrente de la Rotllada y el arroyo de Les Gorgues, creando un paisaje espectacular formado por saltos de agua y meandros entre hermosas rocas erosionadas a lo largo de los años por el agua. En los márgenes, escondidos entre la densa vegetación, quedan restos de antiguos molinos. También se pueden contemplar saltos de agua en Sallent y Rupit.

De las montañas de Collsacabra bajan numerosos arroyos que se encuentran en la riera de Rupit. Hay varias pequeñas gargantas y saltos de agua, entre los que destaca el de Sallent, una vertiginosa caída de agua en vertical de cien metros.

Uno de los lugares favoritos para los paseantes y bañistas es la riera de Merlès, que atraviesa el Lluçanès formando gargantas, cascadas y estanques naturales de piedras planas y pulidas; en sus transparentes aguas se puede ver nadar a las truchas. Está declarada Zona de Interés Natural para proteger las colonias de nutrias que habitan en su márgenes.

Pero el paraje más impresionante de la comarca es el Gorg Negre, en Sobremunt. A su paso por Sobremunt el arroyo del Sorreigs, área declarada Bien de Interés Natural, forma un profundísimo pozo natural rodeado por altas piedras erosionadas por la caída del agua. La leyenda cuenta que el fondo se pierde en lo más profundo del infierno y que las brujas se reunían para conjurar al diablo y lanzar sus maleficios sobre la iglesia y su máximo exponente en aquellos tiempos: el obispo de Vic.

Clima

El clima de la comarca es mediterráneo continental húmedo. Llueve abundantemente durante todo el año y las temperaturas son muy frías en invierno y bastante calurosas en verano, especialmente en la zona de la Plana de Vic.

Situación geográfica

Coordenadas GPS X: -3.70034930149912, Y: 40.4166907261765
Fotos