Casa Josa, to the right and church of Santa Maria  (Miguel Raurich)Casa Josa, to the right and church of Santa Maria (Miguel Raurich)

GR 171: Santuari de Pinós - Refugi de Caro

Туристические маршруты

Категория маршрута
Природа
Время года
Круглый год
Средство передвижения
Для пеших прогулок
Уровень сложности
Для начинающих
Дистанция, км
281
Указатели
Муниципалитеты по пути
Castellfollit de Riubregós, Cervera, Gandesa, Montblanc
Туристический бренд
Paisatges Barcelona
Точки интереса
Monestir de Poblet, Cartoixa de Scala Dei
Советы
Иметь подходящую обувь
Карта
Описание

El GR 171 nació como variante del GR 7 y desde 1995 tiene entidad propia. Su recorrido discurre paralelo al del GR 7, unos kilómetros más al norte y al oeste. Así, pues, enlaza el santuario de Pinós con el refugio de Caro, y recorre casi 300 kilómetros de las demarcaciones de Lleida y Tarragona.

A lo largo del itinerario atraviesa importantes parajes naturales de las comarcas de poniente y sur de Catalunya, como las montañas de Prades, la sierra del Montsant o el macizo de Els Ports. También destacan algunos de los principales conjuntos monumentales del país, como el monasterio de Poblet, la villa de Montblanc o la cartuja de Escaladei.

El santuario de Pinós, punto de inicio del GR 171, se encuentra situado en la parte alta de la línea de cresta de la sierra del mismo nombre, a más de 900 metros de altura. Está considerado el centro geográfico de Catalunya y proporciona unas vistas magníficas. Por ahí también pasa el GR 7, con el que vuelve a confluir al final del recorrido. Siguiendo la línea de cresta, el camino llega a la cumbre del Pinós (931 metros), donde la panorámica todavía es mejor y donde se ha instalado una rosa de los vientos que señala las principales referencias geográficas. En un día claro se pueden ver los Pirineos, el Collsacabra, el Montseny, Montserrat...

Luego se emprende un largo descenso hacia el sur, de catorce kilómetros y 400 metros de desnivel, roto por alguna elevación de la sierra de Cellers hasta llegar a Castellfollit de Riubregós. Los cultivos, sobre todo de cereales, dominan el paisaje en esta región, que también dispone de algunos bosques diseminados de pinos y encinas en las zonas elevadas.

Los siguientes tramos de sendero presentan una orografía fragmentada por los cerros que limitan con la llanura de Lleida, camino de Cervera. El ambiente rural de pueblos que parecen fijados en la historia siglos atrás se respira por doquier, en núcleos como los de Santa Fe o Montfalcó i Murallat. Los sembrados ocupan grandes extensiones y dominan paisaje y panorámicas.

Cervera es una ciudad histórica, con una antigua universidad. Allí, el GR 171 cambia la tendencia suroeste para dirigirse hacia el sureste. Es preciso vadear el río de Ondara por un puente y volver a subir de nuevo por los cerros que limitan la llanura de Lleida hasta el Tossal de Suró (831 metros), que da entrada a la Conca de Barberà. Ésta es una comarca de orografía bastante más fragmentada, donde los bosques comienzan a ganar presencia.

Hacia los dominios de Poblet

La Conca de Barberà está marcada asimismo por la presencia e influencia del monasterio de Poblet. El primer núcleo que se encuentra en el camino del GR 171 es Albió, desde el que se tiene que bajar hasta el curso del río Corb, donde se llega a la altura del balneario de Vallfogona de Riucorb. Se debe atravesar el río y volver a subir por el otro margen, una zona de bosque espesos y vegetación más húmeda que se encuentra protegida en el Espai d’Interès Natural de les Obagues del Riu Corb.

Los desniveles de subida y de bajada son pronunciados y se alternan constantemente, aunque no se alcanzan grandes alturas. Los cultivos y la atmósfera rural siguen siendo protagonistas a medida que se atraviesa el pueblo de Segura y los restos del antiguo castillo de Saladern. Todo ello antes de llegar a la arroyada de Forès, un torrente que es preciso seguir durante un buen tramo hasta el puerto de Forès. Este tramo propicia la creación de la variante GR 171-1, que llega hasta el puerto de Forès dando un rodeo más hacia levante y pasando por el pueblo de Forès. En el mismo puerto se puede enlazar también con el GR 175, la Ruta de los Reales Monasterios de Catalunya.

Desde el puerto de Forès, el sendero prosigue la línea de cresta hacia el oeste, hasta encontrarse en la sierra del Tallat. Es preciso seguir toda esta línea de cresta, pasar cerca del santuario del Tallat y disfrutar de las vistas que se obtienen. Al final de la sierra se abandona la cresta para pasar por el pueblo de Senan y después se atraviesa la vertiente sur por el puerto homónimo. Una pista conduce directamente hasta la población de Vimbodí, situada en el valle principal de la Conca de Barberà.

Vimbodí es el lugar en el que la influencia de los monjes de Poblet fue mayor a lo largo de la historia. De hecho, el propio monasterio se encuentra situado en este término municipal. El GR 171 se dirige hasta él por caminos alejados de la carretera principal de acceso, pasando por el castillo de Milmanda y ofreciendo panorámicas excelentes de las viñas que han dado prestigio vinícola a esta zona.

Una vez se llega al monasterio, donde se puede enlazar de nuevo con la Ruta de los Reales Monasterios de Catalunya (GR 175), nace la variante GR 171-4, que se adentra en los bosques que conforman el paraje natural del valle de Poblet. Esta variante atraviesa de norte a sur el espacio natural y asciende hasta más de mil metros de altura. Aquí se goza de vistas espectaculares de la Conca de Barberà desde el mirador de la Pena.

Entretanto, el GR 171 original llega al núcleo de L’Espluga de Francolí y desde allí sigue hacia levante hasta Montblanc. La capital de la Conca de Barberà es una de las villas medievales con mayor encanto de Catalunya. Además, el tramo de sendero que conduce hasta allí ofrece unos parajes magníficos de bosques y cultivos.

Grandes espacios naturales

A partir de Montblanc, el GR 171 da inicio a la parte más salvaje, en la que se suceden a lo largo del camino varios Espacios de Interés Natural de extensión considerable y de gran belleza. De hecho, sólo salir de Montblanc, el sendero se adentra en el espacio natural de las montañas de Prades. Lo hace por el barranco de La Vall, en una pronunciada ascensión de 600 metros de desnivel en tan sólo seis kilómetros de distancia. Bosques frondosos y riscos imponentes acompañan a los caminantes en el tramo hasta el encantador pueblecito de Rojals. Desde la parte posterior de su iglesia se pueden contemplar unas vistas espectaculares.

Más allá de Rojals, el camino continúa ascendiendo, aunque de manera algo más sostenida, hasta situarse por encima de los mil metros. Pasa por el refugio de Els Cogullons, donde se vuelve a encontrar con la variante GR 171-4 y acaba de subir hasta la Taula dels Quatre Batlles. Allí se inicia la travesía de la línea de cresta, con excepcionales vistas a un lado y a otro, con la mole de Els Quatre Termes como referencia principal. La línea de cresta se extiende a lo largo de más de seis kilómetros, hasta llegar a la cumbre del Tossal de la Baltasana (1.203 metros), desde donde se baja hasta Prades, que se encuentra en su falda.

En la villa monumental e histórica que da nombre a estas montañas, también confluye el GR 65-5. Ambos senderos salen de Prades hacia poniente, dejan al sur la sierra de La Gritella y se adentran en la comarca del Priorat por el pueblecito de Albarca, donde también llega el GR 174. Ésta es la puerta de entrada al Parc Natural de la Serra de Montsant. El paisaje característico de esta sierra está dominado por rocas de formas redondeadas, con una vegetación escasa.

El primer tramo de camino desde Albarca asciende decididamente por la línea de cresta, con la roca Corbatera (1.163 metros), techo del Montsant, siempre en frente. Las vistas son excepcionales. Hacia la derecha se puede ver la población de Ulldemolins, con la sierra de la Llena como telón de fondo. Al otro lado, la villa de Cornudella de Montsant, con el pantano de Siurana cerca. Antes de comenzar a ascender directamente la roca Corbatera, el sendero se desvía ligeramente hacia el norte, siguiendo una de las líneas de cresta complementarias, donde se encuentra la ermita de la Mare de Déu de Montsant. Toda la sierra está llena de pequeños templos que los eremitas habitaron durante siglos, hecho que propició el nombre de Montsant (Monte Santo).

Riscos, barrancos y grandes paisajes acompañan a los caminantes en este tramo. En un momento dado, el sendero gira bruscamente hacia el sur y vuelve a buscar la línea de cresta principal, o sierra Major, donde las vistas cambian de la vertiente norte hacia la vertiente sur, Priorat. El descenso de la sierra Major hasta La Morera de Montsant se realiza a través del Grau de l’Agnet, uno de los característicos y abruptos caminos casi imposibles entre las rocas de este lugar.

El camino a partir de La Morera de Montsant, donde se comienzan a ver las características viñas de la Denominación de Origen Calificada Priorat, ya no es tan encantador. Ahora bien, las vistas que se obtienen de la muralla que conforma la vertiente sur de la sierra de Montsant lo compensan con creces. Así las cosas, el sendero llega hasta la cartuja de Escaladei, monumento imprescindible que explica la historia y la esencia del Priorat.

El camino del Ebro

Una vez visitada la cartuja, es preciso volver a adentrarse en el Parc Natural de la Serra de Montsant, en este caso por el extremo más meridional, un entorno accidentado y con mayor presencia de bosques. El caminante tiene que dirigir sus pasos hacia la villa de Cabacés, histórica sede de una baronía que dominó los términos vecinos. Desde ahí, el camino desciende hacia el sur hasta el curso del río Montsant, que ofrece bellos rincones de roca y agua.

El camino entre Cabacés y La Figuera prosigue el antiguo camino recuperado del Grauet de les Aubagues. Este tramo asciende con decisión hasta La Figuera, un pueblo encaramado sobre riscos que ofrece algunas de las mejores perspectivas de la comarca, con unas panorámicas que se alargan hasta abarcar numerosas montañas catalanas y aragonesas.

Desde La Figuera, el sendero adopta claramente una tendencia descendente al recorrer los parajes ondulados característicos del Priorat. Puertos y cerros se suceden en este paraje de tierras rojas y viñas que generan vinos con cuerpo. El suave descenso conduce hasta la villa del Molar y prosigue todavía más allá hacia el oeste, saliendo del Priorat por el barranco del Rec de Bas hasta la orilla del río Ebro.

El Ebro es, en este tramo, un río ancho y muy caudaloso. Se tiene que seguir unos metros río abajo hasta la localidad de Garcia para vadearlo gracias a su tradicional paso de barca. Las zonas más próximas al río están ocupadas por vegetación de ribera. Los cultivos también son bastante diferentes a los vistos hasta el momento, pues predominan las plantaciones de árboles frutales.

Se tiene que ascender por la otra vertiente del río a través de los barrancos de Roians y Perles. Es, evidentemente, una zona bastante accidentada aunque de relieve relativamente suave y fácil de caminar.

Espacios de la batalla del Ebro

El recorrido continúa por esta zona que fue campo de batalla en uno de los episodios culminantes de la guerra Civil, la batalla del Ebro. Hacia adelante, las sierras de Cavalls y de Pàndols, que vivieron las penurias de los jóvenes soldados que allí murieron. Actualmente es un espacio natural protegido que el GR 171 recorre de cabo a rabo por su dentada línea de cresta que apunta al cielo.

Después de atravesar la carretera N-420 entre Móra d’Ebre y Gandesa y el río Sec, se inicia la ascensión hacia la sierra de Cavalls por el barranco de la Torre. Los bosques ganan protagonismo a los cultivos a medida que el sendero se acerca a la punta Redona (659 metros), punto culminante de la sierra. Las vistas son magníficas, sobre todo de la población del Pinell de Brai y su entorno.

En la punta Redona nace la variante GR 171-3, que baja de la sierra de Cavalls para llegar hasta el núcleo de Gandesa. Después se reincorpora al sendero original en el puerto entre la sierra de Cavalls y la de Pàndols, al pie de la carretera de Gandesa a Tortosa. El GR 171 original llega al mismo punto siguiendo la línea de cresta en ligero descenso.

Desde la carretera, el camino vuelve a ganar altura de manera evidente y sostenida. Se recomienda darse la vuelta un momento para contemplar el paisaje que ofrece la cumbre de la Mola d’Irto (518 metros), con la ermita de Sant Marc delante y la sierra de Cavalls detrás.

El sendero presenta subidas y bajadas continuas, aunque la tendencia sigue ascendente hasta la cota 705, pasando por la ermita de Santa Magdalena y por un paraje lleno de riscos y de terreno bastante árido. Los bosques de pinos forman parte de la escasa vegetación que rodea el monumento levantado en honor a los que lucharon en la batalla del Ebro en esta cota 705 de la sierra de Pàndols. En este punto, se puede disfrutar de interesantes vistas de los pueblos que se extienden hacia el sur, como El Pinell de Brai o Prat de Comte.

De hecho, el GR 171 sigue por la línea de cresta de la sierra de Pàndols con continuos altibajos hasta esta última población. Antes de llegar, cabe destacar el paraje de la Mare de Déu de la Fontcalda, un lugar paradisíaco a orillas del río Canaletes, donde hay una ermita y un balneario.

Prat de Comte es la puerta de entrada al último de los grandes espacios naturales que atraviesa el GR 171. Se trata del Parc Natural dels Ports, un extenso macizo situado en el extremo meridional de Catalunya, en el límite con Aragón. Se accede al mismo tras una ascensión muy pronunciada que comienza en las ruinas del mas de Passamonte, después de haber caminado un rato entre pinos y olivos.

El camino sube haciendo zigzag entre riscos y bosques de pinos. El paisaje es un buen ejemplo de la montaña media catalana, en un estado de conservación bastante virgen. El puerto de La Refoia ofrece vistas excelentes que se alargan hasta Paüls, la siguiente población del recorrido. Pero antes es preciso ascender todavía hasta los 940 metros de altura del puerto de Les Moles.

El descenso hasta Paüls es aún más pronunciado y espectacular que el ascenso anterior, y se efectúa en buena parte por el barranco de Montsagre. La piedra en forma de riscos y escarpes y los bosques de pinos aferrados a la roca modelan un paisaje muy abrupto y de gran belleza. Los olivos vuelven a dar la bienvenida a los caminantes cuando se acercan definitivamente a Paüls, donde se puede enlazar con el GR 7.

Una vez recuperadas las fuerzas, se tiene que emprender de nuevo la marcha hacia el sur, superando un nuevo relieve destacable, el puerto de Paüls. Se trata de una ascensión vertiginosa que ofrece unas vistas magníficas de Els Ports y del Caro. En días claros, la panorámica que se obtiene del delta del Ebro es espectacular. Por la otra vertiente, el descenso no es menos pronunciado hasta llegar a la población de Alfara de Carles.

El último tramo del GR 171 comienza con una parte de asfalto, prosiguiendo la carretera TV-3422, y después continúa en clara ascensión de nuevo hacia el castillo de Carles y la ermita de Santa Magdalena del Toscar. Ya en la parte final, el sendero se vuelve de nuevo muy fragmentado, con continuas ascensiones y descensos pequeños, por un terreno espectacular de riscos rocosos alternados con una vegetación frondosa de bosques y matojos. Seguramente, este tramo hasta el refugio de Caro es el más atractivo de todo el sendero y, por lo tanto, una zona que no se puede dejar de visitar. Al final del GR 171 se vuelve a encontrar el GR 7.

Местоположение

Координаты GPS X: 2.1745518082688, Y: 41.3794565492911
Фотографии