Sierra de Queralt - vistas santuario y embalse Baells     (DTF Berga)Sierra de Queralt - vistas santuario y embalse Baells (DTF Berga)

GR 107: Ruta de los Cátaros

Rutas Turísticas

Clasificación de la ruta
Arqueología
Época
Todo el año
Medio de locomoción
A pie, En bicicleta
Nivel de dificultad
Experimentados
Distancia (km)
119 kilómetres
Distancia (km)
119
Desnivel positivo (m)
6
Señalización
Sí (GR-107)
Miembro de club
Turismo cultural
Municipios de paso
Bagà, Berga, Saldes, Bellver de Cerdanya, Gósol, Montferrer i Castellbò, Odèn, Sant Llorenç de Morunys, Seu d'Urgell, la
Marca Turística
Pirineus
Puntos de interés
Castell de Montsegur, Santuari de Queralt, Parc Natural Cadí-Moixeró, Portella Blanca.
Consejos

Llevar calzado adecuado.

No te pierdas…

La Fiesta del Trinxat de la Cerdanya, en febrero en Puigcerdà.

Una cena cátara en el Berguedà.

Algunas de las iglesias románicas de la zona: Sant Jaume de Frontanyà, Santa Maria de Lillet, Sant Quirze de Pedret....¡Una ruta de lo más interesante!

La Feria de la seta de Berga, la primera semana de octubre.

Descargar el módulo GPS
Mapa
Descripción

La expresión bons homes (buenos hombres) se refiere a los practicantes del catarismo, una secta religiosa católica del siglo XIII. En concreto, los cátaros defendían la pureza del cristianismo más primitivo en contra de la corrupción y ostentación de la iglesia católica de la época. El papa de Roma los excomulgó y tuvieron que huir de Occitania, donde tenían su hábitat principal, en distintas rutas del exilio.

El GR 107 prosigue los pasos de aquel exilio cátaro hacia tierras catalanas, y une el santuario de Queralt (en Berga) con el castillo de Montségur (en Francia). El recorrido catalán, de 112 kilómetros, atraviesa de sur a norte el Parc Natural del Cadí-Moixeró y varios espacios de interés natural del Prepirineo y el Pirineo, como la sierra de Queralt-Rasos de Peguera, la sierra de Ensija o la Tossa Plana de Lles-Puigpedrós.

El santuario de Queralt se encuentra en un cerro boscoso con unas vistas impresionantes sobre la ciudad de Berga y las llanuras de la Catalunya central. En seguida, el camino se adentra en el espacio natural de la sierra de Queralt y adopta decidido la dirección norte. Éstas son las estribaciones más meridionales del Prepirineo catalán. Los bosques de pinos acompañan el sendero en el primer ascenso relevante, en la sierra de La Figuerassa.

Después de bajar hasta la fuente de Santa Margarida, la ascensión siguiente por los Rasos de Peguera introduce la novedad de algunos prados, que se alternan con las matas boscosas. En esta parte de la ruta, el camino se adentra en el espacio natural de la sierra de Ensija–Rasos de Peguera. Los restos del antiguo pueblo de Peguera, situado en un lugar aislado y abierto en una naturaleza marcada por los prados y las montañas de los alrededores, son la principal referencia.

A partir del pueblo de Peguera la ascensión es continua, ahora por la vertiente de la sierra de Ensija, hasta superar los 1.900 metros de altura en Les Roques Blanques, casi en la línea de cresta y muy cerca del Cap de la Gallina Pelada, techo de esta sierra. El relieve es abrupto pero fácil de andar. El puerto del Portet permite atravesar a la vertiente norte y descubrir delante la imagen del Pedraforca, una de las montañas míticas del excursionismo catalán.

El Pedraforca y El Cadí

El sendero aborda directamente el camino del Pedraforca. De todos modos, cuando llega a la base de la montaña, se desvía ligeramente hacia el oeste y lo rodea, para llegar hasta el pueblo de Gósol. Allí, el GR 107 se encuentra con el GR 150, con el que comparte camino para entrar en el territorio del Parc Natural del Cadí-Moixeró.

Saliendo de Gósol se inicia un ascenso pronunciado por la vertiente sur de la sierra del Cadí, aunque el objetivo no es alcanzar la línea de cresta. De hecho, el camino tiene tendencia hacia levante para ir a buscar el puerto de Torn, primera referencia por encima de los 2.000 metros de altura, entre El Cadí y El Pedraforca. La vista se regocija con paisajes de gran belleza, tanto de la cara sur del Cadí como, sobre todo, de la cara norte del Pedraforca, la más desconocida de esta montaña.

La pista que se debe seguir continua hacia el este, y desciende entre bosques de pino rojo y prados hasta el puerto de La Balma y el puerto de La Bena, en la vertiente sur del Moixeró. El descenso es continuo y constante a medida que el camino se acerca al valle del Bastareny. El curso de este afluente del Llobregat se sigue desde la masía de Cal Cerdanyola hasta la histórica población de Bagà, donde se puede enlazar con el GR 4 a través de una de sus variantes.

La travesía del Moixeró

Si desde el puerto de Torn hasta Bagà se ha acumulado un descenso de unos mil metros de desnivel, a partir de esta población se inicia una ascensión de unos 900 metros hasta superar la línea de cresta del Moixeró. La primera parte es suave y transcurre paralela al curso del río Gréixer hasta el pequeño caserío homónimo junto a la carretera BV-4024, que va desde Bagà hasta el puerto de Pal.

A la altura de Gréixer comienza la parte más atractiva de este tramo, que enlaza con el refugio de Sant Jordi y el puerto de Pendís a través de robledales, hayedos y pinares. Riscos imponentes como el puerto de Escriu son mudos testigos de esta travesía prepirenaica. El puerto de Pendís es un paso histórico, ya que antiguamente era el camino más accesible para enlazar las comarcas del Berguedà y La Cerdanya superando la barrera de unos sesenta kilómetros de anchura del Cadí y del Moixeró. Es deducible, en consecuencia, que el exilio de los cátaros en Cataluña siguiera este camino. En la parte alta del puerto se pueden encontrar también las marcas del GR 150-1, que prosigue toda la línea de cresta del Cadí y del Moixeró.

A partir del puerto de Pendís comienza el suave descenso por la vertiente norte, ya en la comarca de La Cerdanya. La vegetación cambia de forma radical, hacia especies más continentales, alternadas con prados. Las vistas de La Cerdanya y de los Pirineos son magníficas desde el puerto y al comenzar el descenso. El camino no tarda en llegar al refugio de Els Cortals de l’Ingla. Desde allí, una pista desciende hasta el fondo del valle del río del Ingla.

El descenso es más moderado a la que se sale de los límites del Parc Natural del Cadí-Moixeró. Los cultivos y los pastos ganan terreno a los bosques y junto al camino se pueden ver interesantes ermitas románicas como la de Sant Serni de Coborriu o la de la Mare de Déu de Talló, conocida como la catedral de la Cerdanya. Entre ambas, el GR 107 vuelve a coincidir con el GR 150. Inmediatamente después de Talló, se llega a Bellver de Cerdanya, situado a orillas del río Segre.

La Cerdanya y el Pirineo

Es preciso atravesar el río Segre por el puente de Bellver y seguir su curso hasta la población vecina de Prullans. Desde allí se vuelve a emprender claramente dirección norte para acometer la ascensión al Pirineo, a través del espacio natural de la Tossa Plana de Lles–Puigpedrós. Se trata de un territorio de alta montaña que alterna bosques y prados y ofrece a ratos vistas espectaculares.

La ascensión es relativamente sostenida, pero muy constante a lo largo de más de veinte kilómetros. Se pasa desde los poco más de mil metros de altura del río Segre hasta los más de 2.500 metros de altura de La Portella Blanca d’Andorra a través del valle de la Llosa. Antes de llegar a este puerto, el GR 107 confluye con el GR 11. La Portella Blanca d’Andorra es el punto fronterizo entre España, Andorra y Francia. El sendero continua ya en territorio andorrano y francés hasta el castillo cátaro de Montségur.

Etapas
Nombre Distancia (km) Duración (h) Desnivel positivo (m) Desnivel negativo Nivel de dificultad
De Berga a Gósol 32,6 9h 30' 1240 1570 Experimentados
De Gósol a Bagà 24 6h 1260 610 Experimentados
De Bagà a Bellver de Cerdanya 23,1 7h 15' 1140 1380 Experimentados
De Bellver de Cerdanya a Porta 39 10h 45' 1490 1970 Experimentados
Situación

Coordenadas GPS X: 1.86108468987519, Y: 42.2534731024842
Afiliación, Adhesión y Certificaciones
Fotos