Partial view with walls in the foreground  (Servicios Editoriales Georama)Partial view with walls in the foreground (Servicios Editoriales Georama)

Coll de Panissars-Alcarràs= Etapa 13: de Igualada a Cervera

Этапы

Категория маршрута
Готика и романское искусство, История, Маршрут с посещением культурных достопримечательностей
Время года
Весна, Осень
Средство передвижения
Для пеших прогулок, На велосипеде
Уровень сложности
Для начинающих, Для опытных туристов
Дистанция, км
38
Продолжительность, ч
9
Указатели
Туристический бренд
Paisatges Barcelona
Точки интереса
Basílica de Santa Maria, Igualada, Iglesia de Sant Jaume Sesoliveres, Jorba, Ermita de Santa Maria de Sala, Panadella, la, Iglesia de Sant Jaume de Pallerols, Hostalets, els, Iglesia Sant Pere dels Arquells, Universitat de Cervera, Iglesia de Santa Maria, Cervera
Описание

En este tramo, uno de los más largos del paso del Camino de Santiago por Catalunya, se sigue casi todo el rato el antiguo camino real de Barcelona a Lleida, trazado que discurre en paralelo al de la Autovía del Noreste (A-2).

La ruta avanza por paisajes boscosos y de secano y supera un collado de 710 metros de altitud en la Panadella, población prácticamente equidistante de Barcelona y Lleida. En las afueras de Igualada, medio escondida entre las casas de una zona residencial, se encuentra la iglesia de Sant Jaume Sesoliveres, catalogada como Bien Cultural de Interés Nacional. Se trata de un templo románico que ha sufrido sucesivas reformas. El ábside muestra unas profundas grietas que algunos autores creen fueron causadas por un terremoto que sacudió esta zona en 1428. Conserva dos puertas de entrada, una en el oeste y la otra en el sur, coronadas por arcos de medio punto adovelados. La ruta jacobea, profusamente indicada por las flechas amarillas, y la carretera N-II se unen y se separan varias veces hasta la aldea de Sant Genís.

A 600 metros se encuentra el desvío hacia la ermita de Santa Maria de la Sala, un magnífico ejemplar del románico del siglo XII, que está a un kilómetro y medio del camino. Los espacios que rodean la ermita eran lugar de celebración de fiestas y romerías que llegaron a contar con una gran participación. Si se sigue recto, se va a parar a Jorba, población situada al pie del puig de la Guàrdia, un otero coronado por los restos del castillo de Jorba, documentado desde el siglo XI. Cruzando el pueblo por la calle Mayor se descubre, en primer lugar, la imponente cruz de término de 1609 que preside el acceso al núcleo antiguo.

Presenta a un lado el Cristo crucificado y, en el otro, la Virgen. Más adelante hay un tramo de calle cubierto, y a continuación el lavadero municipal, de finales del siglo XVIII. A dos pasos está la fuente del Gall. La iglesia parroquial de Jorba, dedicada a San Pedro, es un edificio gótico del siglo XVI. Dos gárgolas y un pequeño rosetón ornan la fachada. Un guardapolvo con arco flamígero corona su puerta. Desde la iglesia hay que volver a bajar a la carretera. En la plaza de la Font, al pie de la N-II, se encuentra la pequeña capilla de Sant Sebastià i Sant Roc. En el interior de dicha iglesia del siglo XVII se exponen varios elementos del patrimonio medieval de la villa: un capitel del castillo, un sarcófago y una pila. Para salir de Jorba hay que tomar la antigua carretera nacional paralela a la A-2, que se conserva como vía de servicio. Poco antes de llegar a Santa Maria del Camí la ruta se desvía por una pista a mano derecha. Santa Maria del Camí es una pequeña agrupación de casas con dos iglesias. Sin duda, la más interesante es la románica. Exteriormente está bien conservada, pero su interior permanece cerrado al público. El elemento decorativo más singular es la ventana circular que se conserva en el centro del ábside, construida con dovelas radiales. Mientras se sube hacia el núcleo de la Panadella por la antigua carretera, prácticamente sin tráfico, se encuentran dos bifurcaciones a mano derecha que permiten desviarse hacia Montmaneu. Su iglesia parroquial, dedicada a Santa Maria, es un edificio de estructura renacentista con algunos detalles góticos, como el campanario y las gárgolas, y también románicos, como algunos restos de decoración lombarda. Se continúa avanzando por la carretera y se deja atrás el pueblo.

A 800 metros se encuentra el desvío que lleva a Porquerisses. Los principales atractivos de este pequeño núcleo son los restos de un antiguo pozo situado en el cruce con el camino de Albarells y la pequeña iglesia de Sant Genís, un edificio rectangular de los siglos XVII-XVIII de sencilla fachada. La subida al collado de la Panadella se realiza por la N-II, exceptuando unos pequeños tramos de pista. En este paraje se desarrolló una intensa actividad hotelera desde tiempos inmemoriales. Fue una barriada asentada en el margen del camino real. Al norte de la Panadella hay una pequeña elevación presidida por el Castellot o la Torrota. Es una torre cilíndrica acompañada por una torre de comunicaciones y un depósito de agua. Está documentada desde 1242 y fue declarada Bien Cultural de Interés Nacional. Desde este lugar las vistas son espléndidas en cualquier dirección. La ruta prosigue al lado de las cocheras del hotel Bayona, al pie de la carretera. Muy cerca se alza el santuario de la Mare de Déu del Bon Viatge, tradicional lugar de bendición de vehículos el día de San Cristóbal. El Camino de Santiago se adentra a partir de aquí en un bonito tramo, una zona boscosa que baja con suaves ondulaciones hacia el valle del río Ondara, río que nos conducirá hasta Cervera. A continuación, la ruta entra y sale de Pallerols por la calle de Sant Jaume, aunque las flechas se desvíen unos metros para hacer pasar al caminante por la iglesia románica de Sant Jaume. Edificio de nave única y un ábside, su estructura original fue modificada durante los siglos XIV y XV. Al lado del altar hay una imagen del santo, con sus atributos de peregrino.

Un kilómetro más adelante se llega al núcleo de Sant Antolí i Vilanova. Lo más habitual es que el peregrino sólo tenga ocasión de ver la moderna parroquial de Santa Maria, construida por la gente del pueblo en 1950 al pie del camino, pero la visita al núcleo antiguo vale la pena. La iglesia de Sant Isidre es una construcción románica de los siglos XII y XIII. Encaramada en un cerro, disfruta de espléndidas vistas al valle del río Ondara. Las flechas del camino siguen el trazado de la carretera hasta el siguiente núcleo habitado. Els Hostalets, formado por una única calle, guarda el recuerdo de un pequeño núcleo de hostales levantados al pie del antiguo camino real. La parte más antigua del pueblo se concentra junto a la iglesia de Sant Jordi, edificio del siglo XVI. Sant Pere dels Arquells es el siguiente pueblo de la ruta. Su iglesia, documentada desde mediados del siglo XI, es su edificio más emblemático. En el siglo XIV se derribó para construir la iglesia actual. Es una obra de estilo gótico de una sola nave con un ábside poligonal de cinco caras. Sobre la puerta de entrada de este edificio, declarado Bien Cultural de Interés Nacional, están esculpidas las llaves de San Pedro. Situado delante de la fuente de Sant Pere, el peregrino puede continuar a izquierda o a derecha.

A la izquierda gira el GR-171, también señalizado con las flechas del Camino de Santiago, hasta Cervera. La ruta, siguiendo una pista forestal por una loma, alterna curvas boscosas y campos de cereales. A la derecha también aparecen flechas amarillas, que van en dirección a la N-II. Una vez en la carretera, hay que girar a la izquierda y seguir por el asfalto hasta Cervera, pasando por el pueblo de Vergós. Los orígenes de la ciudad de Cervera se remontan a la época de los íberos. Durante la dominación árabe fue una plaza fronteriza dotada de castillo. Reconquistada en 1035 por Guillem de Cervera, la villa pasó a ser propiedad de la Corona catalano-aragonesa. Hoy en día es un importante centro comercial y guarda para sus visitantes notables monumentos y otros alicientes. Si el peregrino accede a la ciudad viniendo por el sendero de gran recorrido, lo primero que encontrará son las murallas, que se extienden por todo el flanco oriental de la localidad. Fueron construidas por orden del rey Pere el Ceremonioso durante el siglo XIV. Pero si en vez de acceder a la ciudad por el GR se entra por la carretera N-II, se pasa primero cerca de la Universidad de Cervera, fundada a raíz de los decretos de Nueva Planta. En ella estudiaron importantes personalidades catalanas como Jaume Balmes, Narcís Monturiol, Joan Prim y Milà i Fontanals. Es un edificio sobrio presidido por una imponente puerta monumental decorada en estilo barroco. Pasada la universidad se encuentra la plaza de Santa Anna, donde nace la calle Mayor, eje principal de la Cervera antigua. En sus inmediaciones serpentean numerosos callejones de aspecto medieval, algunos de ellos cubiertos con pasos elevados. Justo después de pasar por la antigua iglesia de Sant Bernat, se encuentra el callejón de les Bruixes. En varios tramos sólo se filtra la luz de algún patio, lo que le confiere un aspecto tenebroso. Caminando por la calle Mayor, enseguida se encuentra la plaza Mayor. Tiene tres flancos porticados con robustas columnas y al frente destaca la fachada de la Paeria, sede del Ayuntamiento levantada en el siglo XVII y ampliada en el XVIII.

Por encima de la Paeria sobresale el rotundo campanario octogonal de la parroquial de Santa Maria, el edificio religioso más importante de la ciudad, notable ejemplar del gótico catalán. La torre, que se yergue en un extremo de la iglesia, despunta inconfundiblemente sobre el perfil de la ciudad. La iglesia tiene una gran nave central y dos naves laterales más reducidas. En el altar mayor se venera la imagen de la patrona de la población, la Mare de Déu del Coll de les Savines, talla románica en madera del siglo XIII. A dos pasos de la iglesia se encuentra la plaza del Fossar, antiguo cementerio, que ofrece unas vistas excepcionales sobre el paisaje ondulado y sereno de la Segarra. Desde ahí se puede ver el edificio del sindicato agrícola, construido por Cèsar Martinell, discípulo de Gaudí. Fuera de las murallas se levanta la ermita de Sant Pere Gros. Construida bajo los cánones de la arquitectura lombarda del siglo XI, es la iglesia de planta circular más grande de Catalunya. De una simplicidad extrema, sus muros tienen más de dos metros de grosor y muestran dos únicas y estrechas aperturas. Al pasar este punto empieza el camino que llevará al peregrino, entre campos de cereales y frutales, a Tàrrega, capital de la vecina comarca de l’Urgell.

En aquest tram, un dels més llargs del pas del Camí de Sant Jaume per Catalunya, se segueix gairebé tota l’estona l’antic camí ral de Barcelona a Lleida, traçat que corre paral·lel al de l’autovia del Nord-Est (A-2). La ruta avança per paisatges boscosos i de secà i supera un coll de 710 metres d’altitud a la Panadella.

La ruta jacobea, indicada per les sagetes grogues, i la carretera N-II s’uneixen i se separen diversos cops fins al llogarret de Sant Genís. A 600 metres hi ha el desviament a l’ermita de Santa Maria de la Sala, que queda a un quilòmetre i mig del camí. Si hom segueix recte, però, va a parar a Jorba, població situada al peu del puig de la Guàrdia, turó coronat per les restes del castell de Jorba. Creuant el poble pel carrer Major es descobreix la imponent creu de terme del 1609 que presideix l’accés al nucli antic. Des de l’església cal tornar a baixar a la carretera. Per sortir de Jorba s’ha de prendre l’antiga carretera nacional paral·lela a l’A-2, que es conserva com a via de servei. Poc abans d’arribar a Santa Maria del Camí la ruta es desvia per una pista a mà dreta. Mentre es puja cap al nucli de la Panadella per l’antiga carretera, pràcticament sense trànsit, es troben dues bifurcacions a mà dreta que permeten desviar-se cap a Montmaneu. Es continua avançant per la carretera i es deixa enrere el poble. A 800 metres es troba el desviament que duu a Porquerisses. La pujada al coll de la Panadella es fa per la N-II, exceptuant uns petits trams de pista. Al nord de la Panadella hi ha una petita elevació presidida pel Castellot o la Torrota, documentada des de 1242 i declarada Bé Cultural d’Interès Nacional. La ruta, però, continua pel costat de les cotxeres de l’hotel Bayona, al peu de la carretera. El Camí de Sant Jaume s’endinsa a partir d’aquí en un bonic tram, una zona boscosa que baixa amb suaus ondulacions cap a la vall del riu Ondara i que s’haurà de seguir fins a Cervera. A continuació, la ruta entra i surt de Pallerols pel carrer de Sant Jaume, tot i que les sagetes es desvien uns metres per tal de fer passar el caminant per l’església romànica de Sant Jaume. Un quilòmetre més endavant s’arriba al nucli de Sant Antolí i Vilanova. La visita al nucli antic val la pena. Les sagetes del camí segueixen el traçat de la carretera fins al següent nucli habitat. Els Hostalets, format per un únic carrer, guarda el record d’un petit nucli d’hostals aixecats al peu de l’antic camí ral. Sant Pere dels Arquells és el següent poble de la ruta. La seva església, documentada des de mitjan segle XI, n’és l’edifici més emblemàtic, declarat Bé Cultural d’Interès Nacional. Davant de la font de Sant Pere, a l’esquerra gira el GR-171, també senyalitzat amb les sagetes del Camí de Sant Jaume, fins a Cervera. La ruta, seguint una pista forestal per la carena, alterna corbes boscoses i camps de cereals. A la dreta hi ha també sagetes grogues, que van en direcció a la N-II. Un cop a la carretera s’ha de girar a l’esquerra i seguir per l’asfalt fins a Cervera tot passant pel poble de Vergós. Si el pelegrí accedeix a la ciutat venint pel sender de gran recorregut, el primer que trobarà són les muralles, que s’estenen per tot el costat oriental de la localitat. Però si entra per la carretera N-II, es passa primer pel costat de la Universitat de Cervera, fundada arran dels decrets de Nova Planta. Passada la universitat, es troba la plaça de Santa Anna i allà mateix comença el carrer Major, eix principal de la Cervera antiga. Fora de les muralles es troba l’ermita de Sant Pere Gros. Construïda sota els cànons de l’arquitectura llombarda del segle XI, és l’església de planta circular més gran de Catalunya.

Passat aquest punt comença el camí que durà el pelegrí, entre camps de cereals i arbres fruiters, a Tàrrega, capital de la veïna comarca de l’Urgell.

Местоположение

Координаты GPS X: -3.70034930149912, Y: 40.4166907261765
Фотографии